Seguro que alguna vez te ha pasado que vas al armario piensas pero si no tengo nada que ponerme y sin embargo el armario está lleno a rebosar. Esto nos pasa porque tenemos tanta cantidad de prendas que la mayoría nos vemos ni dónde están y al final siempre nos vestimos con lo mismo.

Por eso, vamos a empezar con el reto del armario cápsula.

Este método trata de construir un fondo de armario con un número determinado de prendas que combinen entre sí y que nos faciliten al máximo el que ponernos cada día por la mañana.

Seguro que si miras en el armario tienes alguna cosa aún con la etiqueta puesta, cosas que ya no te sirven, alguna prenda estará rota o estropeada, zapatos que te hacen daño, alguna camiseta que no te guste y no te ha gustado nunca, así que vamos a empezar con el reto.

Para el reto del armario cápsula habrá que reducir el número de prendas a 33, aunque hay algún otro método parecido que nos da margen hasta 55 prendas, dentro de estas prendas que estamos seleccionando no incluiríamos ni la ropa interior, ni la de estar en casa,  deporte, disfraces, ropa de fiesta, etc.

Las prendas que seleccionemos las utilizaremos durante una temporada, que aproximadamente serán unos tres meses.

En este tiempo no deberíamos comprar nada salvo que se nos rompa una de las prendas seleccionadas y la cambiemos por otra.

Si algo entra algo sale.

Una vez que comiences este reto te darás cuenta de la cantidad de ropa que acumulamos y al final no utilizamos o no necesitamos.

Lo bueno del armario cápsula es que vamos a tener claro que prendas nos gustan y cual nos hacen sentir bien, porque si no nos gusta o no nos sienta bien, esa prenda no irá al armario cápsula.

Lo primero vaciaremos el armario por completo para ser conscientes de la ropa que realmente tenemos.

Utilizamos la regla de los 4 montones: lo necesito, lo tiro, lo dono y por si acaso.

Ese último montón lo miraremos al final y seleccionaremos si realmente nos quedamos con ello o no.

Guarda solamente la ropa que necesites estaría bien que hicieses una lista con las cosas que vas a tirar o que vas a donar para tener una referencia cuando vuelvas a ir a comprar algo y saber cuál son las cosas que nunca vas a utilizar,  porque no te han gustado o porque no te servían.

Muy importante es hacerlo en un rato que tengas para ti, sin distracciones, sin teléfono, sin radio, sin televisión.

Debes estar centrado absolutamente en lo que quieras hacer, tienes que ser sincera y valorar si realmente te gusta o no.

Ahora es el momento de que analices la ropa que has decidido quedarte.

Piensa si vas con tu estilo, si combinan las prendas entre sí o si te inspiran y te sientes cómoda.

Intenta crear looks a partir de ellas, haciendo varias combinaciones para distintos momentos de tu día a día.

No te agobies con el número de prendas.

Ya te dicho que puede variar entre 33 y 55, un número de término medio sería 40.

Una opción sería:

5 partes de arriba, 5 partes de abajo, 5 faldas, 5 vestidos, 5 abrigos, 5 pares de zapatos y 5 bolsos.

Comprueba que la paleta de color que estás utilizando combina entre sí como te he dicho antes.

Toda la ropa que decidas que te vas a quedar primero tienes que probártelo antes de guardarlo en el armario, porque a lo mejor en la mano te encanta y luego te lo pones y no te gusta lo suficiente o no te sienta muy bien.

Antes de guardar probar.

Cuanto más básica sea las prendas que te quedas mucho más fácil serán de combinar.

Las podrás dar toques con algún accesorio te sentirás cómoda y seguro que acertarás.

Dentro de los armarios cápsula cobran especial importancia los complementos ya que con ellos puedes cambiar el look de un estilo a otro tan solo añadiendo un bolso un pañuelo.

Pasamos a la ropa que hemos apartado por si acaso.

Seguro que hay alguna prenda que tiene un valor sentimental para ti, te parece especial porque tiene pues algún toque chic, te gusta ponerte la en ocasiones especiales.

Para eso te aconsejo que hagas una caja específica y guardes ahí las prendas de por si acaso nunca más de 10 y en la temporada siguiente de cambio de armario cápsula revisa esa caja, porque seguro que hay alguna cosa que no quieres utilizar y pasará a tirar o a donar.

Es bueno que las prendas de por si acaso las tengas en una caja aparte, para que no distraigan tu atención cuando te vas a vestir por las mañanas pero siempre sabiendo muy bien que tienes en esa caja por si en algún momento lo quieres utilizar, debes saber dónde está y ser de rápido acceso.

Con estos consejos comenzamos el reto.

Tendrás un Armario Cápsula de 10!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *